Japón día 47: Vuelta a casa

Durante el viaje era el Sol y las "marrrditas" cigarras lo que me levantaban. En el aeropuerto fueron las luces. Recogí mi "cama portatil" y me fui a esperar a que pudiese meter la bici en el avión.

Un avion de dos pisos de Lufhtansa, que no era el mío.

LO QUE ME DABA MIEDO: Fijo que me cobran una pasta.
QUÉ OCURRIO: Me querían cobrar una pasta por una maleta con bici de 40 kilos.

Es entonces cuando me dice la chica que tengo que pagar 150 €, le digo: "Tiene que haber un error, Aeroflot no cobra por las bicis ni en exceso de MEDIDAS ni PESO" y ¡zasca! le saco el papel imprimido directamente de la web. Ojo, si vais a llevar la bici, tened las espaldas cubiertas porque en todos los aeropuertos te quieren cobrar una pasta.

Y después de discutir un rato conseguí no pagar un duro más por la bici. A continuación la maleta que va en cabina: Os aconsejo vaciarla de cosas pesadas, luego que os la pesen, que os pongan la pegatina de "aceptada" y le meteis de nuevo todos los cachibaches pesados.

El viaje fue de 10 horas hasta Moscú y otras 4 hasta Madrid.

En este punto, y disculparme, se notaba que el segundo avión era de españoles. Y en esto siento vergüenza ajena. Son extremadamente ruidosos, poco respetuosos con los demás pasajeros. No es la primera vez que me ocurre: se nota siempre que hay españoles y yo no le veo la gracia, menos aún tacharlo de "alegría española".

Por ello, y como hice en Japón cuando me encontraba con españoles ruidosos, hable en inglés. A mi lado estaban 3 chinos: una chica que me contó que iba a España a hacer un master, otra que iba a vender las mochilas que hacía en China y un tercero que con el que hablamos de Mangas. Los tres me habían visto leer un manga en japonés y por eso me preguntaron si sabía leer kanjis.

Al llegar a casa, que fueron sobre las 0:00, me caí en la cama, pues tenía que levantar a las 7 para ir a clase en arquitectura.

Y dicho y hecho me tropecé otra vez con españoles (lógico): a la hora de conducir me acordé que poner el intermitente es avisarles de que quiero pasar y por ello NO ME VAN A DEJAR PASAR, por no decir que de cortesía poco.

En la escuela, me encuentro mucho filósofo de la paz, mucho "no nucleares", ecologistas y bohemios... pero a la hora de ver el patio o entrar en el baño, todo guarrísimo: la basura, si está en el suelo, bien está. ¿No resulta poco congruente?

Al hacer la compra en el super, otra vez contraste con Japón: la gente no te deja pasar, o intenta hacer las cosas antes que tu: por ejemplo la de ponerse delante de tu carro con prisas para coger las cosas que tu tambien quieres coger. No hablemos de la tensión a la hora de hacer cola y pagar.

Os lo digo sinceramente: este país necesita algo de altruismo. Me encanta el respeto a las demás personas, la amabilidad y el buen pensar hacia otros de Japón. No sé, y dudo que se pueda, hacer algo para que en este país en el que parece que la gente sólo se mueve por intereses propios y dinero, pisoteando a los demás.

Perdonad el discurso, es que he llegado, hierve la sangre y me siento impotente. Os debo comentar todavía algunas cosas sobre la bici.

La rueda trasera, la que soportaba 50 kilos de peso, acabó como podeis ver en la foto, en comparación con la llanta nueva que le he comprado:

Me di cuenta cuando la monté para dar la vuelta al anillo ciclista de Madrid (de 65 km): tanto peso la había desgastado. No me dí cuenta en Japón, pero hay que meterle a la lista de cosas una llanta de repuesto (no lo confundais con la cámara de aire, que tambien es necesaria).

La bici la volví a adaptar para usarla de forma ligera. Esto es volver a bajar la altura del manillar, para darle más estabilidad. El manillar lo subí para evitar el dolor de cuello para travesías largas. El sillín lo subí: en Japón lo tenía mas bajo para evitar el dolor de riñones.

Cambié los pedales de "pinchos" a los de anclaje: son los que anclas la zapatilla al pedal y no se mueve. Esto es bueno para evitar lesiones. Yo en Japón no lo anclaba por tener más libertad de movimiento, sobre todo con el peso que llevaba. Si anclas la zapatilla hay mas posibilidades de pegarte una piña por no poder sacar el pie del pedal.

Bueno, y con esto acaba mi aventura en bici por Japón. A partir de ahora daré vueltas por el anillo ciclista de Madrid, único lugar medio aceptable para ir en bici.

¿Y un próximo viaje? ¿En bici?

Hacer un viaje sólo es una experiencia impresionante. Ya habeis leído las cosas que me han pasado, que sólo podían pasarme en una travesía solitaria.

Pero para mí, ir sólo, es una cosa para hacer una vez en la vida. Es como subir el monte Fujisan: con una vez va que chuta, que la paliza es mucha (no lo he subido aún). Mi próximo viaje en bici quiero que sea acompañado.

Y digo esto porque no querré atravesar un país entero como ahora. Si vas acompañado es más lento y se deben tomar decisiones en conjunto. Tiene la parte buena que entonces sí que me pararía en las playas donde no me paré, me quedaría en sitios más tiempo o disfrutaría de la comida en un restaurante acompañado. Podría tener grandes charlas en los Ofuro o ir a ver una peli subtitulada y luego comentarla.

El peso de la maleta iría más repartido, ya que las herramientas y los mapas no tendrían que estar repetidos.

Pensando en un próximo viaje, si es por Japón, me encantaría hacerlo con un pase de tren de 21 días y con una bicicleta plegable. De esta forma me presentaría en los sitios más rápido y me saltaría esos tremendos días de "todo llano, ciudad y semáforos". Podría subir a los montes para bajarlos en bici.

Aparte, es muy recomendable conseguir internet por 3G. tener un mapa de la zona de Google Maps te dice los parques cercanos y puedes observarlo mejor con la foto satélite.

En fin, amigos, esto es todo. Si alguno va a hacer una aventura similar, estaría encantado de que me lo comentaseis y os ofrezco mi ayuda. No soy un profesional de este deporte, entiendo poco de bicis, cosa que no me ha quitado las ganas de hacer una aventura semejante. Para hacer esto sólo hay que echarle valor y -muy importante- aceptar gratamente los cambios instantaneos de planes.

ATREVEOS A HACER AVENTURAS FUERA DE LO COMÚN: ES ALGO QUE OS HACE SENTIR LIBRES, TOMAR VUESTRAS DECISIONES, SER DUEÑOS DE VOSOTROS. Y si podeis, haced locuras.

Muchas, ¡muchísimas gracias a todos por leerme!. どうもありがとうございます。
¡Hasta pronto! またね!

4 Comentarios・コメント・COMMENTS:

Xanday 14 de septiembre de 2011, 19:59  

Muy mal por la gente que se comporta como dices y un muy bien por el viaje y por la valentía de hacerlo :). Lo del pass de 21 días y la bici plegable suena bien :D

zordor 16 de septiembre de 2011, 2:17  

Tienes un claro síndrome de vuelta a España de Japón :) un clásico! Ánimo con la re-adaptación :)

A&G 15 de marzo de 2012, 17:13  

Bienvenido a casa!
No he encontrado ningún lugar que especifique dónde puedo enviarte un mensaje privado, así que escribo aquí mismo.
Somos una pareja que va a hacer un viaje por Japón en bici este verano, y nos encantaría ponernos en contacto contigo. He leído en esta entrada que fuiste a hacer el anillo verde, por lo que he deducido que vives en Madrid o alrededores, lo que sería genial para que pudéramos vernos.
En nuestro blog: http://japanbybike2012.blogspot.com/
tienes nuestra dirección de correo.
Espero que hayas superado el jet-lag cultural en estos meses!

Bike Japan 16 de marzo de 2012, 9:53  

Hola, A&G:

Perdonadme, ando muy liado y apenas puedo quedar con nadie estos días. Mis datos estan la página del proyecto, exactamente en la parte de Autor:

https://sites.google.com/site/japonenbici/the-team

Allí encontrareis de paso toda la información que he recopilado durante el viaje.

Saludos y Ganbate!

Publicar un comentario

RSS

RSS del blog:

   Japon en bici licencia Creative Commons.

Volver al PRINCIPIO