Sobre el Dia 1: para abrir boca, paliza hasta el anochecer

Subir el culo a la bici, me ponía un poco nervioso, al final en Madrid no pudimos hacer pruebas con la carga y no sabia como iba a reaccionar.

La bici nos llegó a las 4, una hora de montaje y... 2 horas de sol que nos quedaban nada mas para llegar al primer parque acampable que teníamos fichado. 

La clave era salir del valle de Kyoto y eso claro suponía subir montañas y elegimos la "mejor" manera, atravesar un precioso bosque de bambus por un camino que tenia una ligera pendiente. Vaya tela de sudar que nos pegamos, la primera, que no la ultima.



Mi primera gran impresión del viaje fue cuando cogimos una carretera de montaña de doble sentido con escasos arcenes y bien empinada. Es cierto que aquí los conductores son muchisimo mas respetuosos que en España, pero no por eso me dio menos impresión, que estuviera atardeciendo no ayudó en nada la verdad. Así que cuando vi nuestro túnel solo para bicis fue una bendición, significaba el fin del puerto. Ya solo cuesta abajo, cenar en nuestro primer combini, unos kilómetros mas y montar las tiendas de noche(lo que dijimos que nunca íbamos a hacer, ya lo estábamos haciendo la primera noche). Pero nada que no pudiera sanar la bendita manguera-ducha de fin de jornada. 

Fin del primer día. ¡OLE!

4 Comentarios・コメント・COMMENTS:

Alissita 23 de julio de 2014, 21:17  

jajajaja Sugus te he imaginado tal cual! si es que tus excursioncitas...ya nos conocemos jajaj besotes!

Sergio 24 de julio de 2014, 6:06  

Ali... si es que les meti una paliza a los dos el primer dia casi sin querer!. Un besotee!

Rache P 24 de julio de 2014, 10:49  

Qué chulada! un bosque de bambús, cual Ranma 1/2. ¿Hay más zonas así o sólo cerca de Kyoto?

Sergio 25 de julio de 2014, 23:40  

Los hay por todos lados. Aqui dan ganas de ser un Oso Panda porque bambú hay para dar y tomar.

Publicar un comentario

RSS

RSS del blog:

   Japon en bici licencia Creative Commons.

Volver al PRINCIPIO